(A) la conquista de la atemporalidad. The Great Coxwell Barn.

  • Tuska Arroyo García Madrid, España

Resumen

La manera de ganarle la batalla al tiempo, y a todos sus avatares -presentismo, contemporaneidad, inmediatez-, es con atemporalidad. Construida, imaginada o desaparecida, la arquitectura conquista la atemporalidad cuando deviene ejemplar. Cuando de su condición de edificada trasciende a la de edificante.
Son perennes el Templo de Salomón, el Cenotafio de Newton o el Pabellón de Mies en Barcelona, que no dejó de existir incluso durante los años en que permaneció desarmado.
Un edificio puede desaparecer por causas caprichosas, pero su permanencia tiene necesariamente una deuda con los cimientos, el oficio, su condición moral o la pasión que despierta. Y sin duda con su capacidad de adaptación.
Los que conozcan Great Coxwell Barn, creo que estarán de acuerdo en que es un ejemplo puro de longevidad en arquitectura civil. Para todos, este ensayo extiende sobre la mesa las evidencias de su supervivencia, con la íntima convicción de que contienen principios universales.

Biografía del autor

Filiación del autor

Tesista en Programa de Doctorado en Patrimonio Arquitectónico en el Departamento de Composición de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de la Universidad Politécnica de Madrid, España. Sus áreas de interés son la Historia del Arte y Teoría de la Arquitectura.

Compartir
Cómo citar
Arroyo García, T. (2017). (A) la conquista de la atemporalidad. The Great Coxwell Barn.. Revista de Arquitectura, 22(33), Pág. 65-73. doi:10.5354/0719-5427.2017.47698
Publicado
2017-11-29